La nueva Ley de Startups tiene como objetivo principal impulsar el ecosistema emprendedor en España, facilitando y potenciando la creación de nuevas empresas tecnológicas; traer inversión y talento extranjero al país; y convertir el territorio español en un ‘hub’ de referencia para los negocios internacionales. Para eso, el gobierno está dispuesto a ofrecer una gran cantidad de incentivos fiscales a las empresas emergentes y trabajadores extranjeros, ofrecer facilidades de inversión, regular el sector de una manera más beneficiosa para su desarrollo y crear una nueva visa para nómadas digitales o teletrabajadores que se muden a España.