• Evitar sorpresas en las renovaciones: Por el cambio de la modificación de los requisitos solicitados por la Administración para la renovación de tu permiso de residencia o por el cambio de las circunstancias personales del solicitante.
  • Coexistencia con la nacionalidad de origen: A pesar de que en algunos casos es necesario renunciar a la nacionalidad de origen para obtener la española, existe un amplio listado de países que tienen convenio con España y permiten la existencia de la doble nacionalidad. Entre ellos, destacamos los países iberoamericanos, (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Méjico, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela), bien como Andorra o Filipinas.
  • Derecho al voto: Los ciudadanos extranjeros residentes en España tienen unos derechos políticos prácticamente inexistentes, a pesar de residir en condiciones similares a las de los españoles. Al obtener la ciudadanía podrán votar y ser elegidos en elecciones generales y autonómicas. 
  • Ser ciudadano de la Unión Europea: La nacionalidad española conlleva automáticamente la adquisición de la «ciudadanía europea». Esto significa libertad de movimiento en todos los países de la Unión, así como libertad para residir y trabajar en cualquiera de ellos.
  • Facilidad para las reagrupaciones familiares: El régimen comunitario es más ventajoso que el régimen general, por lo que, al adquirir la nacionalidad española, será más sencillo para cónyuge, descendientes, ascendientes y otros familiares obtener la residencia en España, a través de la tarjeta de familiar de ciudadano comunitario.
  • Acceso a oposiciones y otros cargos públicos: Los extranjeros que obtienen la nacionalidad española pueden acceder a todos los cargos públicos que deseen tanto en la Administración estatal, autonómica como en la europea. 
  • Derecho sanidad pública universal asegurado: En las mismas condiciones que los españoles y sin necesidad de contratar costosos seguros privados en función de las circunstancias del extranjero.
  • Entrada sin visado a los países con los que España tiene convenio: Ser español posibilita viajar a multitud de países sin la necesidad de obtener visados, con la posibilidad de estancias como turista sin realizar los trámites burocráticos ante consulados y embajadas y sin los costes que estos trámites conllevan.
  • Transmisión de la nacionalidad a los descendientes: Tras obtener la nacionalidad, los hijos que el extranjero ya tuviese y sean menores de edad pueden optar a ella de forma sencilla, sólo por ser hijos de español. Pero además, los hijos que nazcan tras la obtención de la nacionalidad, serán automáticamente españoles.