En el caso de personas que tengan la doble nacionalidad, desde la flexibilización de los criterios, es posible acogerse al plazo de residencia más favorable al interesado. Por ejemplo, una persona que tenga doble nacionalidad italiana y brasileña, y haya vivido en España durante más de dos años, podrá iniciar su procedimiento de nacionalidad, aunque haya obtenido su NIE y residido en territorio español con documentación italiana. De tal suerte, se verá beneficiada con el plazo de 2 años exigidos para los nacionales brasileños, en lugar del plazo de los 10 años previsto para los italianos.